Flan de zapallitos de tronco con panceta y mozzarella




Porciones: 4

INGREDIENTES
1200gramos de zapallitos de tronco o zucchini
3 cucharadas de aceite
2 cebollas blancas medianas picadas
1 pimiento rojo dulce picado (morrón, ají dulce)
100gramos de panceta (bacón, tocino ahumado)
4 dientes de ajos bien picados
1 hoja de laurel
4 huevos grandes
200gramos de queso mozzarella rallado grueso
½ taza de queso parmesano
Sal, pimienta recién molida
1 taza de crema de leche (nata) (250cc)
2 cucharadas coposas de almidón de maíz (fécula, espesante)

Papas al infierno para acompañar
1kg de papas medianas o chicas
1 ramita de salvia
1 hoja de laurel
Aceite para cocinarlas

PREPARACION
Lavar bien los zapallitos y cortarlos en cubos chicos.

Aparte en una cacerola grande, poner el aceite y llevar a calentar.
Agregarle, la cebolla picada y algo de sal y dejar que se rehogue un poco.

Añadirle, el pimiento picado y mezclar.
Incorporar los ajos picados y los zapallitos, siempre mezclando.

Luego agregar la panceta bien picada y dejar que se cocine revolviendo cada tanto para que los ingredientes se mezclen bien y tomen el sabor de cada cosa.

Al ser los zapallitos tan tiernos en unos pocos minutos se cocinan. Se apaga el fuego y se mantienen con la cacerola tapada. Esto ayuda a que todo tome más sabor y continúe la cocción por acción del calor.

Se deja allí hasta que baje la temperatura.

Se agregan los huevos algo batidos, el queso mozzarella (reservando un poco para la superficie) y el queso parmesano. Revolver bien todo.
Terminar de condimentar a gusto.

Aparte, disolver el almidón de maíz en la crema de leche fría y luego verterla en la preparación anterior.
Aceitar y cubrir con pan rallado un molde con tubo central.

Verter la preparación y llevar a cocinar a fuego moderado 180º durante 50 minutos aproximadamente.
Introducir un palito de brochette en el centro y si éste sale húmedo pero sin nada adherido está pronto.
Retirar y dejar entibiar antes de desmoldar.

Papas al infierno.
Se pueden acompañar con papas al infierno que se realizan de esta manera.
Lavar y pelar las papas. Secarlas y cortarlas en cuartos si son papines (papas pequeñas) se dejan enteras.

En una olla de borde alto agregarle abundante aceite.
Llevar sobre el fuego a calentar con el laurel y la salvia.
Una vez caliente el aceite, introducir las papas, tapar la olla y dejar que se cocinen a fuego suave el tiempo necesario.

Una vez que al pincharlas se encuentren tiernas, destapar la cacerola y continuar cocinándolas hasta que tomen un color dorado parejo.
Apagar el fuego y retirar el aceite por completo de la olla dejando las papas solamente.

Mantener la olla tapada durante 10 minutos y luego servir.
Es un método muy eficaz donde la papa queda en su punto óptimo, crocante y sin absorber aceite de más.

Compartir en: