Matambre (malaya) relleno a las brasas, parrilla, barbacoa




Porciones: 10 a 12

INGREDIENTES
1 matambre mediano limpio y desgrasado (malaya)
1 espinaca lavada y cortada en juliana
2 huevos
3 huevos duros
250 gramos de panceta cortada en rodajas
150 gramos de jamón cortado en tajadas finas
100 gramos de queso parmesano rallado
200 gramos de queso muzzarella o mozzarella rallado grueso
50 gramos de aceitunas verdes descarozadas y fileteadas
1 cucharada de perejil picado
1/2 morrón o pimiento rojo dulce, cortado en juliana fina
sal y pimienta a gusto
1 hoja de papel aluminio para envolver

PREPARACION
Colocar en un bol la espinaca lavada y cortada en juliana, los huevos semibatidos, el queso parmesano rallado, las aceitunas, el perejil picado, el morrón o pimiento rojo cortado en juliana, sal y pimienta a gusto.

Mezclar bien todo hasta que esté perfectamente integrado.
Colocar en la mesada el matambre bien escurrido, previo lavado con agua y vinagre.

Retiramos los excesos de grasa que pudieran quedar.
Es importante no retirar toda la grasa de la carne porque es la que ayuda a tiernizarla.

Volcar el relleno que tenemos preparado sobre el matambre y con una espátula lo esparcimos bien parejo sin hacerlo llegar a los bordes.

De la misma forma ponemos la panceta, el jamón y el queso mozzarella.
Por último los huevos duros cortados a la mitad.

Arrollamos haciéndole un poco de tensión y finalmente lo aseguramos con los pinchos para sostenerlo.

Estos pinchos de 10 a 12 centímetros de largo se utilizan para afirmar la carne del matambre a medida que la vamos cociendo.

Cosemos los bordes y continuamos con el resto para no dejar ninguna abertura por donde se pueda escapar el relleno.
Luego lo atamos con el hilo adecuado en forma de fiambre para que no se deforme durante la cocción.

Otra opción es forrar el matambre con una malla que se compra especialmente en lugares de venta de artículos de repostería.

Lo colocamos sobre la hoja de papel aluminio y lo envolvemos totalmente de manera que nos quede como un paquete bien firme.

Para su cocción debemos tener un calor bastante parejo en la parrilla tanto en las brasas como el directo por llama.
No debemos colocarlo muy próximo al quemador.

Luego lo vamos girando poco a poco para lograr una cocción pareja.
Manteniendo esa temperatura, podemos ternerlo pronto aproximadamente en una hora y media.

Podemos controlar el punto de cocción pinchando tanto las partes gruesas como los bordes, comprobándose así si presenta o no resistencia al hacerlo.

Una vez pronto, podemos dejarlo en la parrilla retirado del fuego y sin brasas para que mantenga temperatura hasta servirlo.
Para servirlo retiramos el papel aluminio y el hilo o malla y lo cortamos en fetas gruesas de unos 3 centímetros.
Servimos preferentemente caliente.
Las porciones pueden calcularse a partir de dos fetas.
Se puede servir acompañado con ensaladas varias frescas o con ensalada rusa.

Compartir en: