Milanesas especiales al horno de carne picada




Las milanesas realizadas así quedan muy ricas. En este caso aprovechamos a elaborar más cantidad para guardar el resto en el freezer y contar con ellas para otra comida.

Cantidad: 12 grandes

INGREDIENTES
2kg de carne magra picada (es importante que la carne sea magra)
2 cucharadas de orégano
2 cucharaditas de adobo
2 cucharaditas de ajo y perejil seco (ajil)
1/4 taza de vino tinto (250cc.)
jugo de un limón
2 huevos
sal y pimienta a gusto

Para empanar
pan rallado cantidad necesaria
2 huevos
1/2 taza de agua
un chorro apenas de aceite
2 tazas de pan rallado
3/4 taza de queso rallado
1/2 taza de harina de maíz
3 hojas de laurel
aceite para untar la fuente

PREPARACIÓN
Poner en un tazón la carne picada, el orégano, el adobo, el ajo y perejil, el vino tinto, el jugo de limón y los huevos.

Mezclar todo muy bien hasta formar una masa donde todos los ingredientes estén bien integrados.
Luego condimentar a gusto con sal y pimienta.

Sacar porciones de carne para armar las milanesas. El tamaño depende del gusto de cada uno.
En este caso salieron doce milanesas grandes.
Crudas sus medidas son de 11 centímetros de diámetro y de 3 de alto aproximadamente.
Una vez cocidas su tamaño se reduce un poco.

Empanado.Poner en un recipiente pan rallado, en otro poner los huevos mezclados con el agua y un chorro apenas de aceite.
En un tercer recipiente mezclar el pan rallado, la harina de maíz y el queso rallado.

Una vez formadas pasarlas primero por pan rallado, luego por el huevo y finalmente por la mezcla de pan, harina maíz y queso.

El paso siguiente es untar generosamente con aceite una fuente de horno.
Agregar las hojas de laurel y llevar la fuente al horno hasta que el aceite se caliente un poco.
Retirar y acomodar las milanesas.
Cocinarlas en un horno moderado de 190º. A la mitad de la cocción darlas vueltas para que se cocinen parejas.
Se sirven acompañadas de fideos o de una ensalada fresca o de arroz blanco.

Las milanesas que sobran se envuelven cada una en papel film o en bolsas plásticas de freezer y se congelan.
Hasta seis meses se pueden guardar.

Compartir en: