Pechugas de pavo al estilo japonés




La carne de pavo es muy digestiva y magra. Tiene entre 1% o 3% de grasas., además de sodio, potasio, hierro y vitaminas B1, B2 y B3

Porciones: 4

INGREDIENTES
1/2kg de de pechuga de pavo (guajalote)
3 cucharadas de salsa de soja
½ cucharadita de jengibre
Harina cantidad necesaria
5 cucharadas de aceite
2 cucharadas de manteca (mantequilla)

2 zanahorias medianas y tiernas
La parte blanca de dos ramitas de apio
1 puerro
100 gramos de porotos de soja
1 ramita de romero
3 hojas de salvia
1 cebolla
Pizca de sal
100 gramos de hongos frescos (setas) girgola, shiitake u otros
¼ taza de vinagre de vino
6 damascos secos
½ taza de caldo de ave (125cc.)
1 cucharadita de almidón de maíz (fécula, chuño)

Para acompañar
2 tazas de arroz hervido y caliente

PREPARACION
Poner en remojo los damascos durante una hora y picarlos.

Poner los porotos de soja en remojo durante 12 horas.
Cocinarlos junto con la ramita de romero y la salvia hasta que estén tiernos.
Retirarlos, quitarles el romero y la salvia y escurrirlos.

Cortar la pechuga en tajadas de aproximadamente medio centímetro de espesor.
Ponerla en una fuente y rociarla con la salsa de soja y el jengibre. Dejarlas macerar durante una hora en la heladera.

Lavar y raspar las zanahorias y cortarlas en juliana al igual que el apio.
Lavar bien el puerro y cortarlo en rodajas finas hasta donde se encuentra la parte verde.
Picar la cebolla.

Retirar de la heladera las tajadas de pavo, escurrirlas y pasarlas por harina.
Poner en un wok el aceite y la manteca. Llevar al fuego hasta que la manteca esté derretida. Agregar las tajadas de pavo, cocinarlas y dorarlas haciéndolas girar.

Retirarlas e incorporar la cebolla picada y rehogarla con algo de sal. Agregar la zanahoria, el apio y el puerro y dejarlos cocinar 3 o 4 minutos, incorporar los hongos cortados en tiras finas y los porotos de soja.

Añadir sal, pimienta, el vinagre de vino y los damascos remojados y picados.
Disolver el almidón de maíz en el caldo frío e incorporarlo.
Mezclar hasta que comience a espesar y agregar las tajadas de pavo.
Dejar solo lo necesario para que se vuelva a calentar todo y apagar.

Acomodar en una fuente de mesa el arroz.
Disponer encima las tajadas de pechuga de pavo y bañar con la salsa que se formó.
Debe estar todo bien caliente. Llevar a la mesa y servir.

Compartir en: