Pollo arrollado con castañas y jalea de membrillo acompañado de rodajas de manzana fritas




Pollo deshuesado, castañas, laurel, apio, jalea de membrillo, coñac, gelatina sin sabor, vino blanco, mostaza, manzanas

Salimos un poco de lo clásico para sumergirnos en combinaciones diferentes pero igualmente deliciosas e ideal para lucirnos.

Porciones: 4 a 6

INGREDIENTES
1 pollo de 1800 a 2kilos aproximadamente
2 litros de leche (2000cc.)
3/4kg de castañas
Sal, pimienta
2 hojas de laurel
1 rama de apio
1 ramita de tomillo
1 ramita de orégano
1 frasco de jalea de membrillo
1 copa de coñac
1 sobre o 1 cucharada de gelatina sin sabor
1 vaso de vino blanco seco
1 cucharada de mostaza

Guarnición
2 manzanas deliciosas grandes
2 huevos
Pan rallado
Harina
Aceite para freír

PREPARACION
Comprar un pollo deshuesado si no se sabe deshuesar.
Extenderlo sobre la mesa con la carne hacia arriba. Salpimentarlo.

Castañas. Hacerle un corte en un costado pero no muy profundo.
Poner las castañas en una placa de horno mojada con un poco de agua y llevarlas al horno hasta que se vayan abriendo. Temperatura del horno 180º.

Retirarlas y pelarlas quitándole la cáscara y la piel que las recubre.
Colocarlas en una olla junto con 1 litro de leche, el laurel, y el apio.
Hervirlas hasta que estén tiernas, escurrirlas bien y distribuirlas sobre la carne del pollo.
Enrollarlo y cocerlo como un matambre o bien colocarle una red para que quede bien prensado. (la red se compra en los negocios de venta de artículos de repostería).

Colocarlo en una cacerola y agregarle el litro restante de leche más la leche sobrante de la cocción anterior. Añadir la ramita de tomillo y orégano.
Cocinar en un hervor suave hasta que el pollo esté tierno y cocido.

Retirar, y dejar enfriar. Luego llevarlo a la heladera y dejarlo hasta el día siguiente.
Al día siguiente sacarle la red, cortándola con una tijera para no correr riesgo que se abra el arrollado. Otra forma de envolverlo es metiéndolo dentro de una media de mujer de nailon.
Se anuda los extremos y se cocina así.

Cortarlo en rodajas algo gruesas y acomodarlas en una fuente de mesa, todo alrededor dejando el centro libre.

Aparte, poner a hidratar la gelatina con el vino blanco y luego colocarlo unos segundos en el microondas hasta que esté bien disuelta. O ponerla en un baño María fuera del fuego hasta que se disuelva.

Poner en una cacerola chica, la jalea de membrillo, el coñac, la gelatina disuelta en el vino y la mostaza.
Llevar al fuego unos minutos, e ir revolviendo hasta que se mezcle todo sin que llegue a hervir.

Retirar, dejar enfriar un poco solamente y pincelar la rodajas de pollo para que queden abrillantadas y con un sabor agridulce distinto.
El pincelado se repite dos o tres veces.

Guarnición. Lavar las manzanas y quitarle el centro con el utensilio apropiado.
Cortarlas en rodajas gruesas y pasar cada rodaja por harina, huevo batido y pan rallado.
Calentar abundante aceite en una cacerola chica y de bordes alto.
Freír las rodajas hasta que estén doradas y retirarlas con una espumadera y apoyarlas sobre papel absorbente.
Se colocan en el centro de la fuente tanto frías como calientes.

Compartir en: