Bagna cauda




La bagna cauda es una salsa característica de la cocina italiana, específicamente del Piamonte.

Se origina en el Bajo Piamonte en la zona llamada Monferrato y suele presentarse en la mesa caliente.

Según se cuenta era costumbre y tradición consumirla luego de una larga jornada de trabajo en la época de vendimia.

Los campesinos, amigos y familiares se sentaban alrededor de un fogón con brasas y sobre éste se colocaba un recipiente de barro donde se encontraba la salsa.

Es un plato apropiado para climas o lugares fríos. Se sirve tradicionalmente con cardos crudos, a los cuales se les ha retirado los filamentos y cortados en trozos.

Pero también se suele servir con verduras hervidas y cortadas en bocados pequeños o bien crudas y suele incluirse entre las sopas o como entremés.

También se acostumbra a mojar otros alimentos.
Se presenta en la mesa en el mismo recipiente de cocción o en un recipiente apropiado de barro o de loza vidriada y se coloca en el centro de la mesa y se mantiene sobre un calentador (como cuando se hace fondue) para que permanezca caliente con el calor de la hornalla y la llama bien baja.

Actualmente se utilizan tenedores largos que se introducen con el bocado para bañarlos y luego retirarlos para saborearlo.

Esta salsa se suele preparar en invierno que es cuando los cardos están muy tiernos y se suelen mojar crudos en la salsa caliente.

A la fórmula original se le suelen hacer variantes para prepararla más suave y hacerla más digerible.

Por ejemplo, se puede hervir los ajos en un poco de leche antes de picarlo y de saltearlos en el aceite. Y para que la bagna cauda resulte más gustosa se le agrega crema de leche a la preparación pero a último momento.
Resultando así más suave.

Compartir en: